jueves, 19 de marzo de 2015



Mi demonio preferido



Desde muy joven escribí cuentos y poemas. Luego le dediqué más tiempo a la poesía. Al final me di cuenta que entre una cosa y la otra, si uno sabía leer, no había diferencia, o muy poca. Como si todo estuviera comunicado con todo, y un escritor, en el momento de escribir un cuento o un poema, no debiera desaprovechar esta posibilidad. Adentrarse, como quien dice, en la noche de la escritura, donde todo puede suceder y nada es definitivo. Pero esta idea no es mía. Me la encontré de golpe en un libro cuando tenía 15 años. Su autor era en realidad una escritora Elvira Orpheé, y el libro se llamaba “Aire tan dulce”, aunque también pudo haberse llamado "En el fondo". No importa. Lo que sí  recuerdo es que cuando terminé de leerlo, salí a caminar por mi barrio, en Caseros, y soñé con escribir alguna vez, algo así… Hasta me compré un cuadernito y borroneé algunas cosas! Pero qué difícil es escribir, y sobre todo escribir algo verdadero...
La cuestión es que al final escribí, yo también, algunos libros en verso y en prosa, y de tanto pensar en el asunto, se me dio por armar (con la ayuda de mis alumnos del taller de narrativa) este blog de cuentos y de novelas y de reflexiones, que hacen los escritores en el momento de escribir. Acaso, porque no se termina nunca de aprender. O yo, al menos, siempre estoy aprendiendo algo. Y soñando, sigo soñando con escribir libros tan hermosos como “Las viejas fantasiosas” o “Su demonio preferido”. Pero en fin, por ahora, voy a entretenerme un rato llevando adelante la aventura de este blog. Como conjuro y como homenaje.  A Elvira Orpheé, por supuesto, mi maestra. Pero también a todos los escritores y escritoras que enriquecen, con sus ficciones, la realidad.

Osvaldo Bossi
   




2 comentarios:

  1. querido Osvaldo, cada letra tuya me toca en lo profundo, me frunce algo acá adentro, produce un pliegue. Después, cuando afloja parece que hay más espacio que antes.
    Ese es tu don Osvaldo. Te felicito.
    Gracias por recibirme entre tu gente.
    besos
    flavia

    ResponderEliminar